top of page

"La RAE es como la madre del español, puede que sus hijos le hagan caso o no, pero ella marca las normas y decide lo que está bien y lo que no"



La Srta. Bel Alonso es una profesional con una gran variedad de habilidades y experiencias. Tras trabajar como auxiliar de conversación en St Edward's School y en Abingdon, se trasladó a Rugby School como profesora de español y, en la actualidad, es profesora y responsable de Aprendizaje Digital en el King's High School de Warwick. También colaboró como editora en el Bulletin of Advanced Spanish, hizo prácticas en plataformas online y perteneció a un grupo de trabajo de la Real Academia Española sobre la evolución de la lengua española en el siglo XXI. Hoy nos acompaña para hablarnos de las lecciones que ha aprendido en estos esfuerzos, el uso de la tecnología en el aula de MFL y la gamificación.


Mirando atrás, ¿qué dirías que aprendiste de tu experiencia en una plataforma online (Rookiebox)?

Rookiebox era una empresa que buscaba y premiaba la creatividad y me ayudó mucho a poder expresar ideas y crear conceptos para nuevos eventos culturales. Mi trabajo allí era principalmente de traducción, pero no era la traductora literal que podría ser Google Translate, sino algo más similar a lo que se busca de un traductor creativo. Tenía que crear el mismo sentido y el toque de humor en otros idiomas, como inglés y francés. Sin embargo, las lecciones más importantes para mí no tuvieron que ver con traducción, sino con la capacidad de organizarme y priorizar tareas; ir a una reunión y poder resumir el progreso y los siguientes pasos a tomar y ser capaz de analizar mi propio trabajo. Esas son lecciones que llevo conmigo desde entonces y me han ayudado a llegar a donde estoy.


Formaste parte de CORPES XXI. ¿Cómo fue tu camino hasta llegar allí y cómo valoras tu trabajo?

La verdad es que tuve muchísima suerte de poder estudiar en la Universidad de Salamanca y contar con profesores que colaboraban con la RAE en múltiples proyectos. Un día hablando con uno de mis profesores me comentó que necesitaban a alguien para ayudar en el equipo de Salamanca y, aunque yo me iba ese año al extranjero, era un trabajo que se podía hacer a distancia. Era un trabajo donde había que leer muchísimo y codificar lo que estabas leyendo para que el programa online pudiera reconocer el texto. Por ejemplo, había que escribir <p> y </p> al principio y al final de cada párrafo. Leíamos de todo, desde periódicos de todos los países hispanohablantes hasta novelas. Una de las que leí, y codifiqué, es todavía uno de mis libros favoritos; no me había reído tanto en años. Ahora en tiempos de IA, seguramente sea muy fácil reemplazar a un codificador y el estrés de las entregas, pero desde luego fue una gran oportunidad para mí.


CORPES XXI pertenece a la Real Academia Española o RAE. ¿Cómo presentarías esta organización a los/as estudiantes de lengua castellana?

De una manera fácil, la RAE es como la madre del español, puede que sus hijos le hagan caso o no, pero ella marca las normas y decide lo que está bien y lo que no. También puede que sus hijos estén de acuerdo con ella o se enfaden, pero al final la madre lo hace lo mejor que puede.


Has trabajado tanto en colegios de día como internados. ¿Cuál dirías que es la diferencia entre ellos?

Creo que cada colegio es único más allá de ser internado o no; son las personas que hay en el colegio y, sobre todo, los alumnos los que definen cómo es el colegio.


En tu colegio actual, una de tus labores es la de responsable de aprendizaje digital. ¿Qué implica esto y cómo puede afectar al proceso de aprendizaje en tu colegio?

Es un trabajo muy emocionante porque me apasiona la Inteligencia Artificial y gracias a este trabajo puedo buscar maneras de utilizarla tanto en clase como fuera del aula. Creo que hay muchos beneficios para los profesores, pero es aún mejor para los alumnos. Ojalá fuera una alumna otra vez, ya que ahora sí que disfrutaría de mi aprendizaje y sabría cómo sacar todo mi potencial. En mi opinión, hay que instruir a los profesores en páginas adecuadas para que los alumnos aprendan en clase y en casa.


Finalmente, ¿qué papel debe jugar la gamificación tanto en la clase de lenguas modernas como en el proceso de aprendizaje independiente?

Aprender debería ser también algo que emocione al alumnado. Intento incorporar pequeños juegos en clase o competiciones entre los alumnos para motivarles. El ladrón de frases, French spelling bee o las búsquedas son juegos fáciles que se pueden incorporar en cualquier clase.

Comentários


bottom of page